Control de la producción

Planificación de la producción

La empresa de demolición se encargará de realizar su propia planificación de producción.

Siempre deberá elaborar un plan de  ejecución del trabajo y un plan de prevención de los riesgos laborales asociados, en el que estén claramente identificadas las etapas del trabajo, los trabajadores que intervienen, los equipos de trabajo a emplear y los medios de protección correspondientes, tanto individuales como colectivos.

Cuando proceda, por exigencias legales o por concurrencia de actividades, la empresa de demolición aportará dicha planificación al cliente.

La empresa de demolición no entregará el plan de trabajo hasta que la oferta o contrato hayan sido aprobados formalmente por el cliente, conforme a lo descrito en el apartado de “Solicitud del cliente”,

En el caso de que la planificación de la producción establecida no se cumpla por causas ajenas a la empresa de demolición, derivadas del cliente o de otros trabajos ajenos a la empresa de demolición, podrán aplicarse las penalizaciones que hayan sido establecidas por contrato.

 

Revisión del trabajo realizado

La empresa de demolición llevará a cabo una revisión del trabajo realizado, según lo establecido en el contrato y las disposiciones legales vigentes, antes de la entrega al cliente.

Si fuese oportuno, el cliente podrá realizar una verificación del trabajo realizado, en el plazo que se estipule en el contrato de las partes.

Pasado el plazo establecido en el contrato, aunque el cliente no realice una revisión del trabajos ejecutado, se considerará recibido de conformidad.

 

Entrega al cliente

Una vez finalizado el trabajo, la empresa de demolición hará entrega del mismo al cliente, según lo establecido en el contrato.

Una vez entregado el trabajo, la empresa de demolición no será responsable de ninguna reclamación o garantía, salvo lo establecido en el propio contrato como se indica en el apartado “Garantía del servicio”.