Instalación de tubos por hinca con Brokk 70 en terrenos imposibles

27/05/2021

  • La empresa Catalana de Perforacions es un referente en perforaciones a nivel mundial. Innovan en tecnología para poder hacer los trabajos que son más complicados con la mayor seguridad.

Es el caso de una hinca de 80 metros de longitud, con un tubo de hormigón de 3 metros de diámetro, en Sant Boi de Llobregat (Barcelona). Y es que gracias a este sistema que sirve para construir, reemplazar o reparar todo tipo de tuberías evitando la molesta apertura de zanjas en ciudades, se ha evitado cortar una carretera esencial.

Cuando el terreno no permite hincar los tubos, los robots Brokk pueden entrar dentro de éstos para picar con el martillo hidráulico cualquier tipo de roca o material por muy alta que sea su dureza. Los robots Brokk presentan muchas ventajas respecto a las máquinas convencionales: se manejan a distancia para que el operario esté fuera de la zona de riesgo, son totalmente eléctricos y, por lo tanto, no emiten humos (lo cual es una característica imprescindible para trabajar en espacios confinados) y su ratio rendimiento/peso es hasta 5 veces mayor con respecto a cualquier maquinaria convencional.

Estos robots también se han utilizado para excavar y extraer todo el material que queda dentro del tubo, ya que pueden portar un número muy elevado de diferentes implementos que les permiten desarrollar una gran variedad de trabajos.

Exactamente, el modelo Brokk 70 es capaz de entrar por un ancho de 60 cm y porta de serie un martillo hidráulico de 100 kg, aunque también puede montar rozadoras, cizallas o mano de manipulación.

Catalana de Perforacions ha confiado en la experiencia de Anzeve, distribuidor de los robots de demolición Brokk, para dar solución a estos trabajos dentro de las hincas, que con operarios hubiese sido imposible realizar.

 

Ficheros