Demolición mecánica

La demolición mecánica es el conjunto de operaciones organizadas para demoler de forma parcial o total una construcción (edificación o estructura), con empleo mayoritario de equipos mecánicos, por técnicas de empuje, tracción, impacto o fragmentación.

La demolición mecánica se basa en el empleo de equipos portantes (robots, retroexcavadoras, excavadoras,…) con implementos específicos para demolición (martillos, demoledores primarios, demoledores secundarios, multiprocesadores,…).

Ejecutada adecuadamente, es una actividad segura, con la que se consigue una mayor rapidez y productividad, comparada con la demolición manual.

La demolición mecánica requiere, en muchas ocasiones, de labores previas de preparación, de espacios amplios de trabajo (según el equipo empleado) y de labores posteriores de acondicionamiento de los residuos generados.