Desmantelamiento y desguace industrial

Se entiende por desmantelamiento el conjunto de acciones necesarias para la puesta fuera de servicio de una instalación industrial o una estructura, de una forma segura, selectiva y eficiente económicamente, incluyendo la descontaminación (si no se hubiera realizado antes) y la retirada de todos los residuos generados.

El desmantelamiento de una construcción (edificación o estructura) requiere una planificación previa, el conocimiento de las instalaciones o estructura, un inventario de materiales o sustancias a retirar y unos criterios de descontaminación. La demolición de algunos o todos los elementos constructivos sería una fase más dentro del desmantelamiento.

También dentro del desmantelamiento se incluyen las labores de desguace industrial, consistentes en desmontar y trocear los elementos metálicos (estructura, maquinaria,…), empleando para ellos diversos métodos de corte manual, mediante oxicorte u otras técnicas, y mecánico, mediante cizallas de corte sobre maquinaria portadora.

La labor de desmantelamiento incluye siempre una parte importante de trabajos manuales de desmontaje, separación y gestión de materiales. Además, en el caso de existir residuos peligrosos (ej. amianto, PCB,…) debe realizarse una labor de descontaminación, mediante la actuación de especialistas que los retiren y descontaminen el espacio de trabajo para poder realizar cualquier otra labor.