Errores habituales

Ante todo se debe destacar que la demolición no siempre sigue el proceso inverso a la construcción (de un edificio o estructura), puesto que dependiendo de su estado, tareas a realizar y otra serie de condicionantes, el trabajo podrá realizarse con diversos métodos de trabajo.

Otro error muy común es pensar que la demolición consiste en derribar y tirar sin control el conjunto. Nada más lejos de la realidad, la fase de abatimiento es la más vistosa, pero el proceso de demolición entraña otra serie de etapas previas y posteriores, más lentas, igualmente importantes y sobre todo, siempre bajo control.

Las especificaciones del proyecto de demolición, o más bien la falta de las mismas, son motivo habitual de problemas, incidencias y accidentes.