Estudio y plan de gestión de residuos

Una de las novedades más importantes que aporta el Real Decreto 105/2008, junto con las definiciones de los roles (de productor y poseedor), es la obligación del productor de “incluir en el proyecto de ejecución de la obra un estudio de gestión de residuos”.

Al mismo tiempo, recoge que “la persona física o jurídica que ejecute la obra estará obligada a presentar a la propiedad de la misma un plan que refleje cómo llevará a cabo las obligaciones que le incumban en relación con los residuos de construcción y demolición que se vayan a producir en la obra”.

Este modelo de estudio y plan de gestión de residuos, a semejanza del estudio y plan de seguridad y salud, es ahora en obligatorio para todas las obras con licencia, ayudando en gran medida a mejorar la gestión medioambiental en el sector de la construcción.