Procesos y flujos

El marco normativo, nacional y regional, para la gestión de residuos establece también unas cantidades a partir de las cuales es obligatorio separar los residuos.

Esto lleva consigo la necesidad de adaptar los procesos de demolición, y los métodos empleados, a cada proyecto, de modo que puedan cumplirse las exigencias establecidas para la separación.

Al mismo tiempo, el control de los flujos de residuos se podrá mejorar considerablemente, gracias al establecimiento de fianzas por parte de los ayuntamientos, según lo previsto en la normativa.