Columna de Pablo Budia, presidente de AEDED

13/11/2018

En este último año, agitado en nuestro sector por ser un año activo, nos permite revisar todo lo que hemos hecho hasta ahora. En el modesto sector que representa AEDED, continuamos por la senda abierta en los últimos años.

El crecimiento es pausado pero estable, al menos hasta este pasado verano, donde hemos notado un punto de inflexión, no sabemos si mejorará nuevamente de cara al próximo año.

Según el Estudio Europeo de Demolición 2018, publicado por la asociación Europea de Demolición (EDA, por sus siglas en inglés), las empresas encuestadas experimentaron un incremento tanto en su volumen de negocio como de inversión con respecto al año anterior.

Esto demuestra que se vuelve a pensar en temas como la renovación de la maquinaria o la ampliación de la plantilla que habían quedado parados, debido a que por norma general somos la parte débil en el sector de la construcción, por la dependencia de las empresas constructoras, que son las que reparten, marcan los tiempos e imponen las reglas del juego, también ellas con la falta de apoyo de la parte política.

Pero este punto de crecimiento en el que estamos ahora no es casual: es el resultado del gran esfuerzo de todas y cada una de las empresas del gremio, dedicadas a demolición, descontaminación o corte, que han luchado por superar los problemas que desde todos los flancos, que no son pocos y dificultan su actividad diaria.

Esa voluntad se refleja, por ejemplo, en el número de empresas que quieren destacar la especialización de su actividad y recurren a la acreditación especializada creada por AEDED.

La Economía Circular sigue siendo el eje que vertebra gran parte de nuestras acciones desde AEDED. Hay que seguir recalcando la importancia de la adecuada gestión de RCD para mejorar la sostenibilidad del sector en todas las áreas implicadas, disminuyendo el consumo de materias primas desde el inicio, logrando un alto porcentaje de reciclado durante la ejecución y minimizando el volumen de residuos en vertederos al finalizar.

Sin ir más lejos, el Foro sobre deconstrucción 2018 giró en torno a este tema y logró reunir a los diversos agentes implicados. Este foro volvió a ser un hito para el sector a la hora de informarse, formarse y estar en contacto con todos los que hacen posible que la deconstrucción esté actualmente donde está, marcando además un número record de participación, que confirma el interés por las actividades de nuestro colectivo.

A nivel europeo, EDA también trabajó en la difusión y consolidación del concepto de Economía Circular, a través de su convención anual. Sin olvidarnos de la labor de acercamiento y reflexión que se llevó a cabo a través de otras actividades como los diferentes workshops y el reciente Think tank celebrado en Bruselas.

En descontaminación de residuos peligrosos, la tendencia también es positiva, y a pesar del fuerte intrusismo y numerosos casos de competencia desleal, parece que la concienciación crece, en buena medida gracias a trabajo realizado durante todos estos años y también a la preocupación generalizada de la sociedad, que se verá reforzada además por la campaña que está llevando a cabo la Agencia Europea sobre Seguridad y Salud, para concienciar sobre las sustancias peligrosas.

A través de AEDED, apoyamos estas iniciativas de concienciación a nivel nacional y a través de nuestra organización Europea (Instituto Europeo de Descontaminación, EDI), somos colaborador oficial de la campaña.

En la actividad de corte y perforación, la tendencia también parece ser una mejoría leve, con mayor demanda de la actividad, pero marcada por una fortísima competencia, lo que dificulta la mejora de las condiciones de trabajo.

A nivel internacional, IACDS organización de la que AEDED es miembro, ha celebrado este año su convención anual más multitudinaria, en Tokio, con conferencias y encuentros con la industria local.

Este panorama de avance continuado, estable pero inseguro, no debe aletargarnos. Tenemos que seguir trabajando, con energía pero sin desgastarnos y unidos para acercarnos a las metas que nos propongamos.

No puedo terminar estas líneas sin agradecer la oportunidad que la revista POTENCIA brinda a AEDED para hacer un pequeño resumen de la situación actual de las actividades de demolición, descontaminación, corte y perforación y de las líneas de actuación que se han seguido para llegar a donde estamos ahora.